Consejos sobre las porciones de comida para controlar el gasto y los desperdicios

Casi todos los menús de eventos contienen un elemento obvio de desperdicio que puede ser eliminado inofensivamente para liberar fondos para otras necesidades.

Guía de Porciones de Catering

Controle el Gasto y el Desperdicio

Debido a que los alimentos y bebidas representan uno de los mayores gastos en la planificación de eventos, también es una gran categoría a tener en cuenta para la reducción de costos. Casi todos los menús de eventos contienen un elemento obvio de desperdicio que puede ser eliminado inofensivamente para liberar fondos para otras necesidades. Este artículo examina algunos componentes de catering donde se puede ajustar las cantidades de alimentos para controlar el gasto.

Reel in Your Numbers (Reel en sus números)

Hay una ciencia para manejar el conteo de invitados y los números de RSVP con la que incluso los planificadores de eventos experimentados tienen dificultades. Por un lado, se tiene el número de asistentes que se inscribieron en el evento y, por otro lado, hay que tener en cuenta la ausencia de espectáculos y la presencia de invitados inesperados. Los eventos gratuitos tendrán un mayor porcentaje de ausencias (25% o más), mientras que la mayoría de los eventos con entradas tienen un promedio del 10% de deserción. Use estos promedios para controlar el gasto innecesario. Para mayor seguridad, incorpore una zona de amortiguamiento del 2% para las llegadas de última hora.

Reduzca los Desayunos Continentales

Pocas comidas preparadas generan más residuos que el desayuno continental. El hecho es que la gente se ha vuelto más consciente de los carbohidratos y los pasteles ricos en calorías. Dicho esto, usted todavía necesita tener un amplio suministro de café, té y agua para sus sesiones matutinas. En muchos casos, usted puede ahorrar dinero comprando refrescos de desayuno a la carta en lugar de los paquetes estándar por persona. Figura 0.5 pasteles y 1.25 bebidas por persona para una reunión de negocios, y un poco más para grupos familiares con niños presentes.

Considere las comidas planificadas en vez de los buffets

Existe el mito generalizado de que optar por una comida buffet le ahorrará dinero en lugar de un plato principal servido. Sin embargo, si echa un vistazo a la mayoría de las guías de catering verá que esto simplemente no es cierto. Las empresas de catering tienen que preparar más comida por persona para los buffets, lo que genera más residuos. Y aunque las demandas de servicio en la mesa son menores con los buffets, los gerentes de piso todavía necesitan un personal completo para poner las mesas y limpiar los platos después de la comida. La conclusión es que un plato principal simplemente chapado es la selección más rentable de los dos.

Limite su servicio de bar

Los bares abiertos pueden ser un éxito entre los asistentes, pero son quizás el coste más difícil de proyectar de antemano. Si está trabajando con un presupuesto ajustado, su mejor opción es utilizar un sistema de tickets para controlar el consumo de bebidas. Con esto usted le da a cada huésped uno o dos boletos de bebidas a su llegada, esencialmente pagando por su primera ronda de bebidas. Si un asistente se queda sin entradas, puede optar por comprar bebidas con dinero en efectivo directamente del barman. Es un sistema que le permite tratar a sus invitados y controlar los costes al mismo tiempo.

Maximizar cada bocado en las recepciones

Las recepciones y las funciones de “por el bocado” con aperitivos pueden causar estragos en cualquier presupuesto si se tiene en cuenta que la mayoría de los hoteles cobran más de $3 por cada aperitivo. La pauta estándar es servir de 3 a 5 piezas por persona para una recepción antes de la cena y de 10 a 15 piezas por persona para las comidas por bocado. Puede recortar estos números incorporando salsas con pan o papas fritas, y bocadillos de cóctel como la mezcla de Chex y nueces. La clave es encontrar sustitutos para el llenado de las piezas de aperitivos de alto precio. Los artículos de postre como galletas o brownies (cortados por la mitad) también pueden contar para los requisitos de cada huésped, y son relativamente baratos en comparación.

Revise el Plan

Cuando se trata de planificar las porciones, la mejor manera de ahorrar dinero es revisar la lógica detrás de cada elemento de su menú. No agregue simplemente un artículo como fruta rebanada para llenar una necesidad categórica. Piense en lo que su invitado realmente comerá y ordenará apropiadamente. Realice una encuesta con sus empleados sobre los artículos que creen que serán más populares. Este simple ejercicio por sí mismo puede inspirar cambios en su menú.

Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: